MADRE

M

Nada me sobrecoje más que tu partida

a quién pregunto o culpo

dónde te encuentras, Madre

díme ahora

que los días son lágrimas y cierre.

Te fuiste hacia a un mar desconocido

a una galaxia lejos de la Tierra

donde mi voz no adviertes

no se oye.

Grito con fuerza y nadie me responde

el vacío y el eco multiplica

partículas exactas de un engaño

que ha marcado mi vida.

Y no rozo tu piel

ni son tus manos

la calma del dolor que me acompaña.

Si existe un Dios

que venga y lo demuestre

te quiero abrazar ahora.

Y si no existe no seré creyente

no aceptaré esperanza de los Dioses

romperé sus figuras y amuletos

y seguiré gritando

hasta encontrarte.

-Aigua Maria (2010)-

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close